Nefrostomía percutánea

La nefrostomía percutánea es un procedimiento en el cual le colocan un pequeño tubo (sonda) a través de la piel en el riñón para drenar la orina. El procedimiento está a cargo de un médico especialmente capacitado llamado radiólogo intervencionista.

Razón para llevar a cabo una nefrostomía percutánea

La nefrostomía percutánea puede ser necesaria cuando se obstruye el riñón o el uréter que se extiende del riñón a la vejiga. Esto puede deberse a cálculos en los riñones, tumores u otras causas. La obstrucción puede provocar una acumulación de orina en el riñón. Este procedimiento se realiza para eliminar el dolor, la infección y el daño renal.

Corte transversal del sistema urinario con piedras en el riñón y el uréter.

Riesgos de una nefrostomía percutánea

Todos los procedimientos conllevan algunos riesgos. Entre los riesgos se encuentran los siguientes:

  • Hemorragia del riñón.

  • Obstrucción de la sonda.

  • Infección en la sangre (sepsis).

  • Infección renal.

  • Problemas por el medio de contraste (tinte para radiografía). Por ejemplo, una reacción alérgica o daño renal.

  • Infección en la piel cerca del sitio de la sonda.

  • Es probable que se necesite cambiar la sonda si se la utiliza durante mucho tiempo. Se realiza el mismo procedimiento.

  • Pérdida de orina.

  • Exposición a la radiación de la radiografía, que se considera segura y de bajo riesgo. 

Cómo prepararse para el procedimiento

Informe a su proveedor de atención médica si algo de lo siguiente corresponde a su caso:

  • Tiene alergia al medio de contraste u otros medicamentos.

  • Está amamantando.

  • Está embarazada o sospecha que puede estarlo.

Informe a su proveedor de atención médica sobre cualquier enfermedad reciente, todas sus afecciones médicas y todos los medicamentos que usa. Quizá tenga que dejar de usar algunos de estos medicamentos (o todos) antes del procedimiento. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Todos los medicamentos recetados

  • Cualquier droga ilegal, si consume alguna

  • Hierbas, vitaminas, y otros suplementos 

  • Medicamentos de venta libre que no necesitan receta, como la aspirina y el ibuprofeno

 También asegúrese de lo siguiente:

  • Siga todas las indicaciones que le den sobre no comer ni beber nada antes del procedimiento.

  • Siga todas las demás instrucciones que recibe de su proveedor de atención médica.

  • Coordine con algún amigo o familiar para que lo lleve a su casa después del procedimiento. Usted no podrá conducir.

Durante el procedimiento

  • Se le pedirá que se ponga una bata de hospital.

  • Le colocarán una vía intravenosa en la mano o el brazo para administrarle líquidos y medicamentos. Luego, usted se recostará boca abajo en una mesa para radiografías. Es posible que le den medicamentos que lo ayudarán a relajarse y lo adormecerán.

  • Le inyectarán anestesia local para adormecer la piel de la parte baja de la espalda (zona lumbar).

  • Con la guía de imágenes de tomografía computarizada, ecografía o fluoroscopia, el radiólogo le insertará una aguja a través de la región lumbar hasta llegar al riñón. Es posible que se le inyecte medio de contraste en el riñón a través de esta aguja. Este líquido permite visualizar el riñón con mayor facilidad en las radiografías, las cuales pueden mostrar exactamente dónde se encuentra la obstrucción del riñón o el uréter.

  • Luego, la aguja se reemplaza por un tubo delgado llamado sonda de drenaje. La sonda se conecta a una bolsa de drenaje. Esta bolsa recoge la orina que se vacía del riñón. Se puede fijar la sonda a la piel con puntos (sutura) o cinta para asegurarla mejor y evitar que se mueva.

  • Todo el procedimiento dura entre 1 y 2 horas. Permanecerá en la sala de recuperación hasta que se despierte y esté listo para irse a casa.

Después del procedimiento

Se mantendrá la sonda en su lugar hasta que se trate el problema que provocó la acumulación de orina. Esto puede durar desde un día hasta varias semanas o meses. La bolsa se fijará a la pierna con una cinta adhesiva para que pueda caminar. Mientras tenga la sonda colocada:

  • Mantenga limpia y seca la piel alrededor de la sonda.

  • Tenga cuidado de no mover ni quitar la sonda. Cerciórese de que la bolsa de drenaje esté fijamente adherida a la pierna.

  • Vacíe la bolsa de drenaje con frecuencia. De esta manera evitará que el peso de la bolsa tire de la sonda.

  • Su proveedor de atención médica le dará instrucciones detalladas sobre cómo cuidar la sonda y la bolsa de drenaje.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica si la orina se torna turbia o huele mal, o si presenta fiebre o escalofríos. Siga todas las instrucciones que le dé el proveedor de atención médica.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.